lunes, 8 de octubre de 2012

Dalcahue y el Espíritu de Chilpilca

Por Xentor Xentinel


Era el 22 de Septiembre del 2012...

La Quinta Ciudad-Chakra de Chiloé, correspondiente a la garganta, correspondía a Dalcahue, que queda a sólo media hora de viaje desde Castro. Pero antes, quería ir a Tenaún, ubicado unos 25 Kms al Este de Dalcahue.

Hacia el año 1790, el hidrógrafo español José Manuel de Moraleda y Montero pasó por esta localidad. Cuenta la leyenda que Moraleda era un brujo, y que hizo alarde de ello, adoptando formas de animales delante de los lugareños.

Éstos le dijeron que todos los brujos chilotes podían hacer esas cosas, y llamaron a Chilpila, una Machi de Quetalco (entre Dalcahue y Tenaún) que andaba de paso por ahí, para que le hiciera una demostración de sus poderes a Moraleda.


Chilpila era una mujer baja y rechoncha. En la orilla del mar, empezó a murmurar un encantamiento, mientras gesticulaba y contorneaba su cuerpo. Entonces, las aguas se revolvieron, y empezaron a producir una especie de torbellino en torno a una de las goletas de Moraleda, hasta que la embarcación quedó completamente en seco.

Moraleda no cabía en sí de asombro, mientras Chilpila permanecía rígida como una estatua, conteniendo la respiración. Lentamente fue exhalando y soltando las aguas, y la barquilla de Moraleda comenzó a reflotar.

Moraleda expresó sus respetos y admiración hacia la mujer, y le dijo que le daría un obsequio. Subió a una pequeña piragua en dirección a su lanchón, y al rato volvió con un libro forrado en cuero, el que entregó ceremonialmente a Chilpila. Era un poderoso Libro de Magia, con el cual terminaría fundándose La Recta Provincia, la Logia de Brujos de Chiloé.

Fui temprano al terminal rural de buses, pero el primer bus ya había partido a las 7 Hrs, y sólo había uno más, a las 16 Hrs. Pensé que esto último era demasiado tarde, y quien sabe a qué hora encontraría uno de vuelta, si es que encontraba alguno después de esa hora. Así que, a mi pesar, decidí que sólo iría a Dalcahue.

Como aún faltaba mucho, me conecté a Internet un rato, almorcé, y luego partí a Dalcahue. El trabajo fue corto, y en total, sólo me tomó dos horas, incluyendo los viajes de ida y vuelta.

La plaza de Dalcahue es pequeña, y habían algunas personas ahí, así que no sabía bien todavía qué es lo que iba a hacer. O mejor dicho, CÓMO lo iba a hacer. Mientras tanto, saqué la cámara para tomar una foto para este blog.


Opté por sentarme en una banca, y hacer un trabajo mental. Reconocí al mástil de bandera en el centro de la plazoleta como un pequeño Obelisco y, como tal, centro de la Ciudad-Chakra de Dalcahue. Entonces, visualicé una Luz Azul (correspondiente al Chakra 5 ó Laríngeo) envolviendo el mástil y la plaza toda, para expandirse por todo el pueblo y área geográfica, cubriendo Quetalco, Tenaún, y más allá, hasta las islas vecinas.

En voz baja, canté el mantra CHILPILCA unas 8 veces:

CHIIIIIIIIIIIILLLLLLLLLLL - PIIIIIIIIIIIILLLLLLL - CAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Y entonces, visualicé a Chilpilca en la playa de Tenaún, con su Libro de Magia. Pronto, este ejercicio de visualización creativa comenzó a tomar vida propia: la playa desapareció, y todo se puso negro a nuestro alrededor.

Yo y Chilpilca estábamos frente a frente. Nos miramos a los ojos. Había un fuego azul-violeta en los suyos. Ella extendió su mano derecha con la palma hacia mí, y yo hice lo mismo con ella. Ambos pensamos al unísono:
«Es hora de despertar el Chakra Laríngeo, para liberar información y transmitir el Conocimiento».
Nos acercamos lentamente el uno al otro, y terminamos fusionándonos en un solo Ser. Del mismo modo, su Libro de Magia se fusionó con el Libro de Anrrom en mi cabeza, el que había obtenido en la Meditación del día anterior en el Cerro Ten-Ten. Ahora yo era Chilpilca, la Xentinela... O al menos, su Espíritu estaba conmigo.

Terminé el trabajo con una rodilla y las manos al suelo de la plaza, para transmitir esta Energía, y luego me puse de pie, y posé mi mano izquierda en cada una de las caras de la base del mástil de la bandera, mientras caminaba rodeándolo de derecha a izquierda. El trabajo estaba hecho.

De vuelta a Castro, trabajé en la publicación del Episodio 2 de este Diario de Viaje, y luego me enteré que el Encuentro Harwitum en Puerto Montt sería el Lunes 24: Un día antes de lo que yo había calculado.

Esto aceleraba mis planes, porque ninguno de los dos amigos que tengo en Ancud estaba en condiciones, en ese momento, de facilitarme alojamiento la noche del Domingo al Lunes. Así que, tendría que viajar a las 3 ciudades siguientes en mi Recorrido Personal (Quemchi, Ancud y Puerto Montt) el mismo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los Comentarios son moderados, para evitar trolls.