domingo, 21 de octubre de 2012

Santiago: La Vértebra 13

Por Xentor Xentinel



Era el 30 de Septiembre, día del Encuentro de Caminantes en Santiago, Plexo Solar y Vértebra 13 de la Gran Mujer...

Habrá sido cerca del Mediodía cuando llegó el tren a la capital. Me metí a un puesto de comida con Wi-Fi, y luego me fui al «metro» (el Metrotrén), que hacía unos meses atrás había anunciado que tendría Wi-Fi. Efectivamente, encontré un espacio habilitado para conectarse. Saqué mi PC, y me conecté un rato.

Mientras tanto, Matías de Stefano estaba siendo entrevistado en el Parque Mapulemu —en el Cerro San Cristóbal, donde iba a ser el Encuentro—, por la hermosa periodista Carolina Bezamat:



El Encuentro iba a ser a las 16 Hrs, pero decidí partir a las 15 Hrs, para llegar a tiempo. Resultó ser una muy sabia decisión...

Entré en uno de los trenes, y me bajé en la Estación Baquedano, desde donde puede verse el Cerro San Cristóbal, y caminé hacia él. Al cruzar la primera calle, me encontré con un auto humeante, y muchos policías. Había llegado al final de un operativo policial. Vi cómo metían a un tipo esposado al interior de un carro policial, y saqué mi cámara para sacar un par de fotos. Dejo aquí la que salió mejor.


Luego seguí mi camino hacia el cerro, y empecé a preguntar a la gente con la que me encontraba por dónde se ingresaba al Parque Mapulemu, pero nadie parecía conocer aquel lugar. Finalmente, un par de vendedores callejeros me dijeron que me había bajado del metro en el lugar equivocado. Que debía volver al metro y bajarme tres Estaciones más hacia el Este, en la Estación Pedro de Valdivia.

El segundo vendedor, me preguntó qué había en ese lugar, porque, me dijo, varias personas andaban por ahí preguntando lo mismo que yo. «Les dieron mal la información, parece», me dijo. Sonreí y, pensando cómo le iba a explicar lo de la Activación del Plexo Solar de la Gran Mujer, le dije, finalmente, que en Mapulemu se iba a hacer «una ceremonia por la Pacha Mama».

Le agradecí la info, y caminé de nuevo al metro; me bajé en el lugar indicado, y pregunté a una señora que transitaba por ahí, por donde se ingresaba al Parque. Un joven que iba caminando velozmente, de pronto se detuvo, volteó, y dijo: «Ah... Me interesa la respuesta... Yo también voy para allá».

Tras las indicaciones que nos diera la mujer, ambos agradecimos, y caminamos velozmente el trayecto hasta el lugar, que era bastante largo. De hecho, él caminaba más rápido que yo, y no tardó en dejarme atrás. Si mal no recuerdo, creo que faltaban como 15 minutos para las 16 Hrs. Me agradecí a mí mismo la decisión de haber partido una hora antes.

En un momento lo alcancé, pero, concentrados en caminar rápido, hablamos poco. Le pregunté de dónde era. Me dijo que de Santiago, pero que no sabía del Parque Mapulemu, hasta ahora. Yo le dije que venía de Chiloé, le hablé de mi recorrido por los Chakras de allá, y todo eso.

Eran como las 16:07 Hrs cuando llegamos. Habíamos llegado casi a la hora precisa y, una vez más, agradecí en mi interior el haber partido una hora antes.


EL ENCUENTRO

Me emocioné al ver tanta gente reunida. Deben haber sido unas mil personas, tal vez más. Una cantidad ínfima, ridícula, de todos modos, comparada con los más de 7 millones de habitantes que en total debe tener esta metrópoli. Pero nunca había visto una «reunión New Age» tan grande... ¡Toda esa gente estaba ahí para activar este pedacito de tierra!

Saqué la cámara, y sólo alcancé a tomar un par de fotos de la gente reunida, pues la poca energía que había cargado, se volvió a agotar.


Mi acompañante ya había partido hacia un extremo del gentío. Yo me dirigí hacia el centro, para no perderme ni un poco de lo que sucediese.


Vi a Kayanti delante mío. Estaba de pie, con una serena sonrisa, mirando al público. La saludé con una mano, sonriéndole, pero no pareció verme. La saludé repetidamente con las dos manos, pero ella me ignoró absolutamente. Sus ojos parecían pasar a través mío, como si yo fuese un fantasma. No me reconocía. Extrañado, no me quedó otra que desistir en mis intentos de saludarla, y sentarme.

Era imposible que no me hubiese visto. Yo estaba delante de ella, delante de sus ojos. Era el único que estaba de pie. Le estaba haciendo señales con las manos. ¿Por qué estaba actuando así conmigo? Los días anteriores, también me había dado cuenta que me había eliminado de sus amigos de Facebook. ¿Por qué?

En fin. Lo olvidé por el momento, y me centré en lo que nos convocaba... Un tipo gracioso divertía al público, y lo preparaba para lo que vendría después: La llegada de una Machi, y 5 ayudantas que, vestidas de modo semejante a ella, realizaron una Ceremonia Mapuche para la Madre Tierra. En principio, sólo lo hicieron ellas, pero luego, todos de pie, participamos, enviando energía con nuestras manos.


LA APARICIÓN DE MATÍAS

Entonces, apareció Matías, con sus tres acompañantes en el Camino de la Gran Mujer. Se hizo paso entre el público, para llegar en el centro de la reunión. Pasó justo a mi lado. Lo saludé, volteó a verme, y me devolvió el saludo, sonriente... Bueno, por lo menos él me reconocía.

Matías dio una larga charla, como la que dio en Puerto Montt, pero con más detalles. Muchas cosas ya las sabía, pero un par de cosas resultaron novedosas para mí. Por ejemplo, explicó que el Cuerpo Humano podía entenderse como un Fractal Menor del Cuerpo Galáctico; o, dicho de otro modo, el Cuerpo Galáctico era un Fractal Mayor del Cuerpo Humano.

En este caso, prosiguió, la Tierra correspondería a un dedo de una mano en este Gran Cuerpo. La palma de esa mano sería el Sol, y la mano completa equivaldría al Sistema Solar. La muñeca en torno a la cual gira la mano, representaría al Sistema de Sirio, en torno al cual giraría nuestro Sol; y el codo vendría a ser Alción de las Pléyades, en torno al cual se cree que giran muchas Estrellas.

Luego, el hombro representaría el Centro Galáctico, en torno al cual gira todo este Brazo Galáctico. Sabemos que las Galaxias, como la nuestra, tienen muchos brazos. Y luego vendrían más niveles de organización y «Articulaciones Cósmicas», comparables a lo que encontramos en nuestro propio cuerpo.

Espero haberlo comprendido y explicado bien en este breve resumen...


LA ACTIVACIÓN

Luego de la charla, Matías nos dio algunas pequeñas indicaciones para la Activación del lugar, sin dejar de recordarnos que no se trataba sólo de hacer todo al pie de la letra de lo que alguien dice, sino de fluir y hacer lo que uno sienta que debe hacer en el momento.

Así, pues, se inició el trabajo. Matías nos hizo proyectar la Energía del Plexo Solar de la Gran Mujer, de Santiago a Buenos Aires (es decir, del inicio del Chakra, en la Columna, hacia el vientre de la Gran Mujer).

Del blog de Kayanti, tomo estas imágenes, de cómo ella dice que visualizó el movimiento de las Energías:


Luego, la gente hizo un círculo, se sacaron tambores y cuencos tibetanos, y comenzó una vocalización masiva, para activar ese lugar específico de la Tierra. Se sentía una Energía poderosa. Algunas personas parecieron caer en trance. Matías estaba con los ojos cerrados, pronunciando invocaciones.

Luego, comenzó una gran Fiesta New Age. Los tambores comenzaron a sonar más fuerte y frenéticamente, entre gritos y alaridos. Algunos se sacaron los zapatos y entraron a danzar dentro del círculo.

Era como un gran ritual indígena, pero con gente de piel blanca. Algunos curiosos miraban desde los montículos cercanos, seguramente preguntándose quiénes eran estos locos que actuaban como indios.

En un momento, el frenesí fue dando paso, gradualmente, a un estado de tranquilidad. Los tambores fueron acallándose, los bailes se hicieron más lentos y suaves, y los gritos fueron de júbilo disminuyeron en intensidad, hasta convertirse en murmullos. Luego todo se hizo casi silencio, escuchándose sólo la suave vocalización que realizábamos algunos.

Entonces, Matías sacó sus Llaves, las dos Towei Lumbar que aún le quedaban, aquellas destinadas a ser depositadas en el mar de Ushuaia y la Antártida. Las cruzó, y empezó a hacer figuras con ellas en el aire. Las trató como objetos sagrados. Por primera vez, veía en vivo aquellas Llaves, que habían recorrido el mundo con Matías.


LA HORA DE LOS ABRAZOS

En su blog, Kayanti dice que, al final de la Activación, sintió y dijo (en voz alta, se sobreentiende):
«Ya no miren más al cielo, porque el cielo está en la tierra... Conózcanse y re-conózcanse a sí mismos, y los unos a los otros. Así liberarán la tierra».
Muy bonito, pero... Resulta que conmigo hizo todo lo contrario: NO QUISO CONOCERME NI RECONOCERME.

La actividad terminó con una oleada de abrazos... Todo el mundo se abrazaba. Empecé abrazando a personas desconocidas, y luego vi pasar a Malú, y abrí mis brazos para ella. Ella extendió los suyos también hacia mí, y nos dimos un gran abrazo.
—¡Ahora sí te conozco! —Le dije.
Luego, de pronto, vi de nuevo a Kayanti, que hacía mucho que había desaparecido de mi vista. Venía corriendo como una loca, para abrazar a un grupo de amigas que yo desconocía. No me había visto, pero me propuse hacerme ver...

Me interpuse de pronto en su camino, con los brazos abiertos hacia ella, y mirándola fíjamente a los ojos, de tal modo que no pudiera ignorarme ni esquivarme. Dudó un segundo, y al siguiente, me dio un rápido y frío abrazo, tan rápido que no me dio tiempo de corresponder el abrazo. Al tercer segundo, ya había volteado, para seguir corriendo hasta donde estaban sus amigas, a las que abrazó alegre, detenida y afectuosamente, dándome la espalda todo el tiempo.
«Conózcanse y re-conózcanse a sí mismos, y los unos a los otros. Así liberarán la tierra».
Sí, Kayanti. Pude notar cómo «liberaste a la tierra» en Santiago. Eres una hipócrita. El leer estas palabras tuyas en tu blog, me convenció de NO CALLAR lo sucedido, y exponer tu inconsecuencia.

Al día siguiente, escribí a tu Facebook:
Hola, amiga.
No me diste mucha bola en Santiago, buaaaaa...
Si he dicho o hecho algo que te haya molestado, lo siento, pero no me elimines de FB...
Una vez más, me ignoraste. No respondiste. Pero lo que querías guardar en silencio, se sabrá a partir de aquí y ahora: Parece que creíste que me había enamorado de ti, o algo por el estilo. Te equivocas, pero aunque así hubiera sido (que no lo fue), no se justifica el modo en que te has portado conmigo. Lo que correspondía era enfrentar el tema y conversarlo, no tratar de huir y tratarme como si te hubiese hecho algo malo.


DESPUÉS DEL ENCUENTRO: LA CASA SEMILLA

Una mujer se acercó a mí para preguntarme si era Xentor, y le dije que sí. Me dijo que era Guerrera de la Luz, una amiga de Facebook. Nos abrazamos, y le pregunté si sabía de alguien que pudiera facilitarme alojamiento. Me dijo que hable con un tal José.

Era un tipo que corría como loco de allá para acá, dando abrazos, y saludando gente que, obviamente, conocía. De hecho, creo que él era quien había dado la idea de los abrazos. Luego me enteraría que también era conocido como Agni Sol.

Cuando —luego de mucho rato—, Agni dejó de correr para todos lados, me presentó a sus amigos, y nos subimos todos juntos, apretados, en un vehículo. De hecho, Agni y yo nos fuimos en el portamaletas. Me dijeron que íbamos a «La Casa Semilla».

El vehículo iba dejando a sus pasajeros a sus casas, o algo así. En un momento, pude sentarme en los asientos traseros del vehículo, y en otro tuve que bajarme, para dejar bajar a otras personas. Al final, entre tantas vueltas que dimos, no sé si llegué en el mismo vehículo al lugar indicado.

La Casa Semilla me pareció un lugar mágico. Me recordó mis tiempos de Okupa, hace 12 años. Pero este lugar era mejor que la Casa Okupa en que vivía. Más organizado, mejor implementado y, en vez de estar lleno de punkies, estaba lleno de gente en un camino espiritual. Era el lugar en que me hubiera gustado estar en aquella época. Allí pude pasar la noche...

Al día siguiente, le pregunté a Agni cómo se financiaban. Me dijo que había recibido una herencia, gracias a la cual, la Casa Semilla era una realidad. En un momento de nuestra conversación, me lanza directamente una pregunta que podría parecer burlesca, pero lo hacía con toda seriedad:
—¿De qué planeta eres?

—Según me han dicho, de las Pléyades —respondí.

—¿Cuál es tu Misión?

—Desentrañar el Plan Cósmico, la Historia Cósmica y Terrestre, y darla a conocer...

—Tenemos la misma Misión —me dijo.
A continuación, me recomendó unos Ejercicios Espirituales que, según me dijo, me ayudarían a sanar bloqueos de Vidas Anteriores, y empoderarme, para comunicar lo que sé ante la gente. Incluso, según me dijo, me prepararían para leer los Archivos Akáshicos, de donde obtendría más información para transmitir.

Debo haber estado al menos dos horas en el patio de la Casa Semilla, realizando los ejercicios recomendados, mientras Agni revisaba su Facebook con mi PC, que, según dijo, funcionaba mejor que la suya...


ANKHALA Y LA ASCENSIÓN PROGRESIVA DE LA TIERRA

Finalmente, después de todo eso, pude por fin comunicarme con una amiga con la que trataba infructuosamente de comunicarme, desde el día anterior. Ella es conocida con muchos nombres. A mí me gusta llamarla Ankhala, así que, así es como la llamaré en este informe.

Me dijo que nos juntemos a las 17 Hrs, en la Estación del Metro Los Dominicos. Nuevamente, partí una hora antes, y llegué con un poco de anticipación. Ella se asomó como a los 5 mins y, por fin, nos encontramos. Desde el 2009 nos comunicábamos por Facebook, y ahora, por fin, nos encontrábamos físicamente.

Andaba con una amiga, que nos llevó a su departamento. Hablamos de muchas cosas. Una de las cosas que me dijo fue que la noche del Sábado al Domingo, ambas se dirigían hacia Algarrobo, en la costa del Pacífico, cuando comenzaron a sentir la Energía del Mar muy extraña, como si no hubiese vida; como si todo estuviese muerto. Entonces, alarmadas por esta extraña sensación, desistieron del viaje, y se devolvieron a Santiago.

Ankhala me dijo entonces que no sabía lo que significaba esto; pero más tarde, el 12 de Octubre, creyó haberlo comprendido: dijo que la Tierra había comenzado a «ascender» por partes, provocando esa sensación psíquica de que todo estaba muerto.

Entonces, recordé la explicación de Contactados como Sixto Paz y Ricardo González, quienes dicen que la Tierra se encuentra en una Línea de Tiempo Alternativo, y que comenzará a regresar al Tiempo Real del Universo, a partir de este 2012...

En fin. Luego de hablar muchas cosas aquel 1 de Octubre, Ankhala me dijo que quería grabarme una entrevista para su Proyecto Radio Humanidad Libre. Accedí con gusto. Aquí está:



LOS ARCHIVOS SECRETOS DE LA TIERRA

Luego, como me había prometido por chat desde hacía tanto tiempo, me enseñó la técnica que usa para leer los Archivos Akáshicos...

Me habló de una esfera de cristal que estaría ubicada en una Cámara Secreta ubicada unos metros bajo la base de la Gran Pirámide de Gizeh. Éste cristal, llamado SIANA, se encontraría sobre un pilar cilíndrico... Sería una especie de decodificador de la información que se encuentra en el Akasha, y es posible extraer dicha información, me dijo, concentrándose en dicho cristal.

Esto me hizo recordar una novela de J.J. Benítez, «La Rebelión de Lucifer», en donde se habla de los Archivos Secretos de nuestro Planeta, también conocidos como la «Pluma de Toth». Lo describe, básicamente, como un cristal esférico de unos 50 cms, flotando unos 3 dedos sobre un pilar de mármol de 1.50 mts de altura. Según Benítez, la «Pluma de Toth» estuvo originalmente en una Cámara Secreta en una Pirámide Gemela a la de Gizeh, ubicada bajo tierra.

Le conté esto a mi amiga, que no había leído dicha novela, y me dijo, de modo reflexivo, que Benítez sabía muchas cosas...

Finalmente, comenzamos el ejercicio. Me dijo que podía usar cualquier objeto especial como Eje de Conexión, especialmente si dicho objeto tenía cierto parecido con una esfera sobre un pilar, aunque esto no era imprescindible. Usamos como Eje un adorno en la casa de la amiga de mi amiga. Pregunté si podía cerrar los ojos, y me dijo que sí.

Dijo que extienda mis manos sobre el objeto, y que me visualice en la Cámara Secreta, frente al Cristal SIANA... Empecé a ver unos finos hilos de luz entre la punta de mis dedos y el cristal. Mi amiga dijo que abra uno de los hilos. No sé por qué, vi la Torre Eiffel, y sentí la intención de alguien de realizar ahí un atentado terrorista como el 11-S. Luego vi a los 32 Maestros que partieron de la Tierra el 21 de Septiembre...


MAESTROS PARTIENDO EN GRUPOS DE 32

Hablamos de tantas cosas ese día, que ni cuenta nos dimos cuando ya se había hecho muy tarde. Pasé la noche ahí, en un cuarto para visitas...

Al otro día, desperté muy temprano, y me puse a mirar la pila de libros que había en el velador. Muchos libros sobre Espiritualidad, pero me llamó la atención el último, «La Cuarta Dimensión 2», de Bob Frissell, discípulo de un Maestro de la Nueva Era conocido como Drúnvalo Melchizedek. Yo tenía el primer libro, pero no tenía ni sospechas de la existencia de un segundo.

Me puse a hojearlo, y me detuve en algunos pasajes. Por ejemplo, uno que decía lo siguiente:
«El período del 10 al 19 de Febrero es muy especial, hablando en términos de hiperdimensiones. Una especie de "cámara del tiempo" se abre en la Gran Pirámide de Egipto, y si uno sabe cómo utilizarla, se trata de una puerta a una realidad hiperdimensional».
Esto me pareció interesante, por lo que me había hablado Ankhala de la Gran Pirámide, la Cámara Secreta y el Cristal SIANA. Y además, porque, para los mayas guatemaltecos, el año nuevo comienza el 19 de Febrero. De modo que, si bien, según el Calendario de la Cuenta Larga, el Nuevo Sol comienza el 22 de Diciembre del 2012, es el 19 de Febrero del 2013 cuando, según el Calendario de la Cuenta Corta, comienza el primer año del Nuevo Sol.

Pensé que la ventana de tiempo entre el 10 y el 19 de Febrero del 2013, sería perfecta para tratar de establecer una Conexión Psi con la Gran Pirámide y el Cristal de SIANA que ahí se encontraría (espero que tomen nota de esto los lectores)...

Más adelante, en el libro, Frissell hablaba del dios egipcio Toth, como parte de un grupo de 32 Maestros, lo cual también llamó mi atención...

En el primer libro, Frissell habla de Toth como un Maestro que «ascendió» hace 52.000 años, y permaneció en la Tierra hasta el 4 de Mayo de 1991, momento en que partió. Según Frissell, cada vez que esto sucede, cuando un Maestro abandona la Tierra, la Conciencia Colectiva Humana se eleva un poco.

(Recordaba este día con especial cariño, pues fue el día en que cumplí 15 años, y decidí conmemorar esto, bajando al Río Gamboa, en el Corazón de la Isla Grande de Chiloé, para «autoconsagrarme» en mi Misión, de un modo que simbolicé con un «Bautizo», sumergiéndome en el agua por un breve momento).

Ahora, en este segundo libro, encontraba una nueva y más amplia referencia a lo sucedido en 1991...

Según Frissell, en 1991, los Maestros «tenían previsto marchar en un único grupo y ascender dimensionalmente tan lejos como pudieran, pensando que su ascensión serviría para incitar al planeta a hacer lo mismo». Sería «la culminación de varias catástrofes y desastres anunciados en varias predicciones», y al final, «todos aterrizaríamos en un mundo totalmente transformado. Pero en el momento crítico, exactamente en esa ventana de tiempo, agredimos físicamente a Irak. Eso ocurrió el 15 de Enero de 1991».


El libro proseguía:
«El 4 de mayo, Toth le comunicó a Drúnvalo que su trabajo conjunto había terminado. [...] Dijo que habían averiguado cómo entrar en la siguiente octava, y que habían diseñado un nuevo plan. En vez de que todos los Maestros ascendieran juntos e impulsaran al planeta a hacer lo mismo, ahora iban a ascender en grupos de treinta y dos en forma de Merkaba grupal diseñado para hacerles atravesar la "Gran Muralla" —la barrera entre las octavas— hasta la dimensión decimotercera [...]; ese mismo día partieron Toth junto con su esposa Shesat y otros treinta Maestros Ascendidos».
Si el 4 de Mayo de 1991 había partido el primer grupo de 32 Maestros, pensé, el grupo partido el 21 de Septiembre del 2012, debió haber sido el último... ¿Ya no quedan Maestros en la Tierra, entonces? Sí los hay. Según los mensajes recibidos por los Misioneros Rahma, los Maestros que partieron eran aquellos que llegaron a la Tierra desde el Cosmos, es decir, Extraterrestres. Pero quedan en la Tierra, aquellos terrestres que han alcanzado cierto grado de Maestría.

Copié aquellos textos en un cuaderno de apuntes que siempre llevo conmigo, y luego le llevé a mi amiga el libro para leerle los pasajes. Ankhala estaba sorprendida. Me dijo que no había leído ese libro. Y su amiga me dijo que lo había leído hace muchos años, y ni se acordaba de eso. También estaba sorprendida, porque ahí se hablaba, justamente de grupos de 32 Maestros abandonando la Tierra.

Conversamos un poco más de otros temas, y luego, por fin, llegó el momento de partir. ¿Hacia el Norte, para más Encuentros de Caminantes Harwitum? No, hacia el Sur. Decidí que dejaría hasta ahí los viajes, por el momento. Tenía que digerir lo experimentado y aprendido, y darme tiempo para escribir de todo esto. Ahora, por fin termino. ¿Habrán más viajes? Seguramente sí. ¿Cuándo? No lo sé... Cuando el Destino y la Intuición me digan que ya es momento.


VER TAMBIÉN:
  • El Sol del Plexo: En el Interior del Ser (Informe de Matías).
  • Santiago de Chile: Activación del Parque Mapulemu (Informe de Kayanti).
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Los Comentarios son moderados, para evitar trolls.