viernes, 12 de octubre de 2012

Puerto Harwitumontt: En el Ano de la Gran Mujer

Por Xentor Xentinel



Y llegó el gran día: Era el 24 de Septiembre del 2012.

Según lo anunciado, el Encuentro de Caminantes en Puerto Montt —el primer punto en el lado chileno de la Columna Vertebral de la Gran Mujer—, se produciría a las 18 Hrs en la Fuente ubicada entre la Plaza de Armas y el Muelle de la Costanera.

Llegué como a las 17:45 Hrs a la Fuente. Todavía no llegaba nadie, y como a las 17:55 Hrs, se me ocurrió echar un vistazo por los alrededores... En una de esas, pensé, la gente se había empezado a reunir en otro lado.

Miré hacia el muelle, y no parecía que hubiera gente reuniéndose para algo especial, así que caminé hacia la plaza, donde, interesantemente, hay 7 pilares alineados con el Norte, como representando a los 7 Chakras.

Allí, cerca de los pilares, me encontré a los tres acompañantes de Matías. Los reconocí por una foto publicada hacía pocos días atrás en el Blog de la Gran Mujer.


Les tomé una foto, y los saludé a cada uno. Pero había una cuarta persona con ellos, a quien, por nervios, por torpeza, y también por desconocerla, no saludé. Era Malú Palacios, quien estaba coordinando los Encuentros Harwitum en Chile. Cuando dejé de hablar con los otros, se acercó a mí, me saludó, y luego me reprendió en voz baja por mi descortesía.

Luego conversamos más amistosamente y, mientras me preguntaba para mis adentros dónde estaría Matías de Stefano, de pronto me di cuenta que estaba siendo entrevistado en una banca de la plaza. Entonces, me acerqué, tomé una foto y escuché la entrevista.


Eran como a las 18:20 Hrs, cuando Matías se puso de pie para iniciar una charla al público para hablar sobre el Plan Cósmico, el 2012, el Camino Harwitum, el Camino de la Gran Mujer, y el papel que jugaba Chile en general, y Puerto Montt en particular en todo esto.

Entre otras cosas, explicó a los presentes —con cierto humor dentro de la seriedad que, en el fondo, revestía del tema—, que Puerto Montt y el Seno de Reloncaví, representaban EL ANO en el Territorio de la Gran Mujer.

Luego, a la hora de las preguntas, aproveché de hacerle algunas... Me hubiera gustado hacerle preguntas sobre los Anunnaki, los Reptilianos y los Illuminati, pero él había pedido que sean preguntas relacionadas con el tema que nos convocaba en ese momento.

Entrevistando a Matías. Puerto Montt, 24 de Septiembre del 2012.

Luego, nos invitó a caminar hacia la fuente a hacer el trabajo.

Mientras tanto, le conté de mi recorrido personal por los Chakras de Chiloé. Le dije que tenía una botellita con agua y piedras de Chiloé, vinculados a las leyendas de la Pincoya y la Kuramiya, y que quería encomendarle la Misión de distribuirlas por las Ciudades-Chakras de Chiloé. Matías escuchó fascinado mi relato y, finalmente, le di la botellita.


Luego me pidió la dirección de mi blog, la cual le di con gusto y, por fin, se inició el trabajo en la fuente.


Éramos unas 200 personas, quienes hicimos un círculo en torno a la fuente. Matías explicó a los presentes que el trabajo a realizar era bastante sencillo: se trataba de usar la fuente como «Eje de Activación», y que íbamos a activar el lugar mediante el Sonido. Cualquier sonido, emitido por nuestras propias gargantas, o el uso de instrumentos musicales, estaba bien.

Entonces, Matías cerró los ojos, y comenzó a dibujar espirales con sus dedos en el aire, frente a sus Chakras, mientras murmuraba cosas. De pronto, apuntaba con sus dedos hacia la Luna o el Mar, y empezó a vocalizar un mantra así de sencillo:
AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH...........
AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH...........
AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH...........

Pronto fue imitado en esto por la gente, aunque al final, cada uno hacía los sonidos que quería, según lo que sentía. Algunos estaban tomados de las manos, y otros llevaron sus manos al corazón. Por mi parte, sentí la necesidad de posar una rodilla en el suelo, junto con mis manos, para transmitir Energía a la Tierra. Malú apoyaba el trabajo con el sonido de Cuencos Tibetanos, y otros caminaban en torno al círculo, haciendo sonar Campanas y Platillos Tibetanos.

Los rayos oblicuos del Sol del atardecer, pasando a través de los chorros de agua de la fuente, produjo un interesante efecto de luz estroboscópica sobre mis ojos cerrados, acentuando el efecto de todos aquellos sonidos místicos que resonaban a mi alrededor...



Para mi alegría, en un momento, Matías destapó la botellita, y derramó un poco de su contenido sobre el agua de la fuente...


DESPUÉS DEL TRABAJO

Luego, terminado el trabajo de activación, traté de hacerle las preguntas que le quería hacer, pero claro, yo no era el único. Varias personas más querían hacerle preguntas, o sacarse fotos con él.

Finalmente, sólo logré extenderle un papel y un lápiz, pidiéndole que me escriba algo en Sayöntu o Sayónico, la lengua del Norte de África de hace 10.000 años que afirma recordar de sus vidas anteriores.

Me hubiera gustado que escribiese algo largo, pero sólo me hizo una especie de jeroglífico, complejo y artísticamente bello, que me dijo que significaba «Khefis», el nombre original que dice que tenía la Atlántida.


Me recordó la forma árabe de escribir «Alá», o los sistemas de escritura ideados por Tokien, el autor de «El Señor de los Anillos»; o también las «firmas» que escriben algunos jóvenes con spray en los muros.

Luego me puse a charlar con otros harwitumeros, y de pronto, terminé alojando en casa de alguien, junto a todo el grupo. Hasta entonces, había sido un Caminante Solitario, y de pronto estaba compartiendo con varios amigos.


Luego me enteraría de que Marco, el dueño de casa, no sabía nada de Harwitum ni de Matías, hasta hacía apenas dos días. Pero, así y todo, en un gran derroche de generosidad, dejaba su casa a nuestra disposición.

Kayanti, qué chica más risueña y revoltosa... No pasa desapercibida. Al día siguiente me tocó llevarla hasta el Terminal de buses.

En cuanto a mí, decidí quedarme unos días más en Puerto Montt. Los días previos habían sido agitados para mí, y necesitaba un poco de sosiego para asimilar las últimas experiencias y, sobre todo, poder escribirlas. Luego iría a Santiago.


EL «MUELLE DE PIEDRA» Y OTROS HITOS GEOGRÁFICOS

Mientras tanto, en los días siguientes, asistí a un Ciclo de Conferencias titulado «Los Secretos de América», en donde los conferencistas expusieron diapositivas con fotografías exclusivas de diversos lugares.

Lo que más me llamó la atención fue cuando hablaron del «Muelle de Piedra», ubicado en algún lugar del Lago Llanquihue, ubicado a pocos kilómetros al norte de Puerto Montt. Este tema lo desconocía completamente, y pedí permiso para tomar fotos a las imágenes que estaban exponiendo en las diapositivas.


Este Hito en la Geografía Sagrada del área cercana a Puerto Montt lo desconocía completamente, y ahora podía sumarlo otros Hitos Geográficos, tan interesantes como Monte Verde, unos 5 Kms al Oeste de la ciudad, donde se habrían encontrado yacimientos arqueológicos de 12.500 y 33.000 años de antigüedad; o Quillahua, en la Cordillera de la Costa —también al Oeste de Puerto Montt—, que por alguna razón, ha sido considerado por algunos como uno de los 3 lugares estratégicos en Chile para desarrollar una Comunidad Autosuficiente capaz de afrontar una pronta posible catástrofe, o algo por el estilo, como se informó en Agosto en la prensa local:



VER TAMBIÉN:
  • La Identidad: «En el culo del mundo» (Informe de Matías).
  • Puerto Montt (Informe de Kayanti).
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Los Comentarios son moderados, para evitar trolls.